Hablemos de Parkour ese gran desconocido para algunos. Adorado y bien recibido por otros deportistas, gente que proviene de deportes y ramas muy diferentes, pero que ponen en común una actividad física que no tiene competidores.

Diremos como breve resumen al desconocedor de esta modalidad deportiva, que el Parkour (o arte del desplazamiento) Nació en Francia a final de los años 80 y se popularizó en los años 90 por medio de doces, pelis y anuncios de refrescos (ya os podéis imaginar) su disciplina abarca la capacidad motriz de uno o varios individuos basándose en un recorrido (parcours en francés) que ha de ser cruzado usando nada más que el cuerpo, la creatividad y todas las opciones que implican cada entorno, dependiendo del nivel físico y personal con el que se quiera ejecutar. 

Los espacios suelen ser urbanos, la curva de dificultad la da tanto el complejo urbanístico (edificios, muros, barandillas, parques, árboles, tuberías, balcones…) como la pericia y creatividad con la que se quiera abarcar el terreno. Entre esas actividades que se practican en el Parkour, se encuentran escalar, saltar, correr, coordinación y equilibrio.

Cualquier espacio urbanístico con un mínimo de complejidad en alturas y obstáculos es válido para su práctica. Desde la Latina a Móstoles, pasando por Vallecas, Azca, Madrid-Río, Avenida de américa… Las posibilidades son infinitas.

En nuestro Box, contamos con un referente en el panorama nacional, con Miguel Espada del colectivo MADD (Madrid Arte del Desplazamiento) y que imparte clases de Parkour en SingularBox. Donde 4 días a la semana nos deleita y pone en forma con su equilibrio felino.