Nos encanta salir del Box y aprovechar esos días soleados para practicar nuestro deporte favorito en un entorno al aire libre. Por eso, desde nuestra valoración personal, te exponemos los mejores parques de Madrid para que goces de la naturaleza y respires puro fitness.

 

 

1. Casa de Campo. (Wikipedia)
Aunque está considerado parque, es un espacio sin precedentes. Situado en el corazón de Madrid, con fácil acceso, ya sea en transporte público, bicicleta o privado (Hasta teleférico, experiencia muy recomendable). Cuenta con más de 1.700 Hectáreas para actividad deportiva. Zonas recónditas si te gusta entrenar sin ser molestado, un sinfín de combinaciones, especialmente para el atletismo. Cuenta con un lago para practicar piragüismo y triatlón, merenderos, estructuras, parques infantiles…


 

2. Parque de Enrique Tierno Galván. (Wikipedia) 
Sin duda es mi lugar favorito, a nivel personal, ya que vivo en las proximidades, y es por ese motivo que he pasado largas jornadas de entrenamiento y ocio alrededor de este menudo (45 Hectáreas) pero provechoso parque. Su conexión es perfecta, tanto en transporte público y privado, además conecta con Madrid Río y con el anillo verde ciclista, para llegar a dos ruedas desde cualquier punto de la ciudad. Cuenta con diversas instalaciones para la práctica de deporte, canchas, rocódromo gratuito, un auditorio público impresionante (y muy práctico para usar como entreno) y un estanque artificial (no practicable, pero visualmente muy valioso).


 

3. Parque Juan Carlos I. (Wikipedia)
No podemos dejar de lado a la zona norte de Madrid, que también cuenta con un parque completísimo, que se extiende a lo largo de 160 Hectáreas. La comunicación con transporte es excelente y también conecta el anillo verde. Está también extendida la práctica del triatlón y el piragüismo. En mi opinión he de añadir que visualmente no es el más bonito (en cuestión de naturaleza) pero las estructuras así como esculturas que posee a lo largo de su extensión lo convierten en un espectro muy moderno que trasciende con un diseño cosmopolita y europeo que supera a cualquier otro parque de la Villa.


 

4. Parque de las siete Tetas. (Wikipedia)
Su nombre correcto es el Cerro del Tío Pío, pero se le conoce más por su nombre “de pila” que viene dado por las 7 montañas artificiales (cerros) que conforman su longitud. Mide en su totalidad 17 hectáreas. Siendo el más pequeño de los anteriores, sus vistas son las mejores, y sus cerros extremadamente inclinados lo dotan de una característica sin precedentes con el resto de sus competidores. Además también cuenta con canchas, y buen acceso público (fácil aparcamiento a pie del cerro) además de conexión con el anillo ciclista. Sin que aporte a su nivel atlético, su historia es asombrosa y te recomendamos este mini docu, sobre el movimiento a nivel social y político que ocasionó su creación en los años 80.